martes, 4 de marzo de 2008

Ureter

Los uréteres son un par de conductos que transportan la orina desde la pelvis renal hasta la porción posteroinferior (trígono) de la vejiga urinaria. La orina circula por dentro de los uréteres gracias a movimientos peristálticos. La longitud de los uréteres en el hombre adulto es de 25 a 35 centímetros y su diámetro de unos 3 milímetros.
Relaciones de los uréteres
En el recorrido de los uréteres por el cuerpo humano se aprecian cuatro porciones que son:
Porción toracica: El uréter es un órgano retroperitoneal, es decir se encuentra en el retroperitoneo. Nace a la altura de la tercera vértebra lumbar (L3) y discurre paralelo a los cuerpos vertebrales de L3, L4 y L5. Por delante se encuentra el duodeno, por dentro la vena cava y la arteria aorta y por los lados los dos riñones.
Porción sacroilíaca: El uréter pasa sucesivamente por la aleta sacra y la sínfisis sacroilícaca antes de cruzar por delante de los vasos ilíacos.
Porción pélvica: Difiere del hombre al pasar por detrás de las vesículas seminales y del conducto deferente. En la mujer el uréter está debajo de los ovarios, del ligamento ancho y discurre a corta distancia del cuello del útero y de los fondos de la vejiga.
Porción vesical: El uréter atraviesa la pared posterior de la vejiga de forma oblicua durante algunos centímetros, siendo la propia contracción de los músculos de la vejiga los que cierran el meato ureteral y el reflujo de orina hacia los uréteres.

Histología de los uréteres
Los uréteres tienen tres capas de tejidos que son de dentro a fuera:
Capa mucosa: Está recubierta por un tipo de epitelio estratificado que es el epitelio transicional o urinario.
Capa muscular: Contiene fibras musculares longitudinales, circulares y espirales, que permiten el peristaltismo del uréter desde los riñones hasta la vejiga.
Capa adventicia: Está formada por tejido conjuntivo que recubre al uréter y la aísla del resto de tejidos.


Imagen histológica del Ureter


HEX100. Se aprecian todas las capas ya descritas anteriormente. Observamos el epitelio de revestimiento describiendo esa forma papilar típica dejando la luz como un espacio central ópticamente vacío. Se observa igualmente una capa de células musculares lisas y en la parte inferior derecha se observa la capa adventicia de revestimiento externo con zonas de tejido adiposo y algún pequeño capilar sanguíneo.

2 comentarios:

robert dijo...

Esta muy pdre este articulo !!! animo , mas como este !!

jakes dc dijo...

esta muy buena la información pero seria mucha molestia pedir que señalen las partes con flechas para así diferenciarlas mejor.